La villa del Roble fantasma.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Empezemos por un: ¡¡Buenos dias!!
Sáb Jun 02, 2012 7:18 pm por Lucy V. Matersson

» Avatería oficial
Sáb Abr 28, 2012 11:47 am por Lucy V. Matersson

» Mekare Sttromblade
Mar Abr 17, 2012 8:19 am por Mekare Sttromblade

» Edward Potter
Miér Abr 04, 2012 7:29 pm por Edward Potter

» Lucy V. Matersson
Lun Abr 02, 2012 2:29 pm por Lucy V. Matersson

» -Preguntas frecuentes.-
Mar Mar 27, 2012 10:22 pm por Azul

» Forever Mine -Recien Abierto- {The Vampire Diaries} Afiliacion Normal Se buscan persoanjes Cannon y
Sáb Ene 28, 2012 5:34 pm por Lena Night

» The Madness (normal).
Sáb Ene 28, 2012 1:47 am por Invitado

» A New Hogwarts- Recién Abierto- Élite- Pj's cannon dispo.
Vie Ene 27, 2012 11:05 am por Invitado



Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Ir abajo

Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por John Cow el Lun Jul 26, 2010 11:09 pm


Jadeó con fuerza mientras depositaba delicadamente a la mujer sobre la mullida superficie del colchón doble de la cama de madera de teca cuya cabecera se apoyaba sobre la pared que daba al norte. Quien entrase en aquella suite - puesto que tenía un baño privado- notaría la simpleza de la vida del dueño. Sin grandes adornos, el cuarto tenía una cama doble de teca, que era lo único que podía considerarse ostentoso, flanqueada por sendas mesitas de noche, ambas de la misma madera y con sus propias lámparas. Un armario repleto de ropa de buena marca y calidad se encontraba en el extremo oeste de la habitación, y en su puerta se apoyaba, holgazan, el estuche de un saxo tenor. En la pared oriental se encontraba colgada una Gibson Flying-V que había sido usada por Jimmy Hendrix en los años '69/'70 y que le había costado un ojo de la cara a su dueño, debajo de ella se encontraban los utensillos pertinentes para su funcionamiento acompañando a un amplificador potente. El extremo sur de la habitación estaba ocupado por un enorme ventanal y por un escritorio de madera en cuyo cajón y protegidos con una contraseña que sólo él sabía, se encontraban los efectos personales del huésped: su pipa, su tabaco, dinero, documentaciones que probaban su identidad y una petaca llena de Johnnie Walker Blue Label, el destilado preferido de Juanito.
El Guardián extenuado por el esfuerzo que le había supuesto cargar con los cincuenta kilos extra del cuerpo de la mujer sobre sus hombros mientras corría a la mayor velocidad posible por los elaborados y complejos pasajes de la Villa. Había logrado perder al tipo que había intentado arrebatarle a la sra. Nobrega...o al menos eso creía. La había llevado al único lugar seguro que conocía, aparte de la Biblioteca: su habitación en el Hotel Sol de Medianoche...De haberse detenido a pensar, o quizás de haber sido un gusano de biblioteca habría notado que el nombre del hotel concordaba con el de cierto libro que nunca había llegado a la luz. ¿Coincidencias? Vaya uno a saber...
Tenía varias preguntas que hacerle a la damisela en apuros, pero aun no era momento para eso. Primero debía curarla, y para ello debía recuperar sus energías anteriormente...Sabía que era posible que tuviera que vérselas con aquel extraño al que seguían los cuervos, pero eso no le preocupaba. Era un luchador excelente siendo un humano normal, y con las características de su raza esa habilidad se había incrementado...aunque ignoraba si lograría ganar estando fatigado. Lo ignoraba y con preocuparse sobre aquello no ganaría nada, su espíritu pragmático le hizo dejar aquel tema de lado y enfocarse en recuperar tantas energías como pudiera en el breve margen de tiempo del que disponía. Suspiró y miró el cuerpo de la mujer con gravedad. Meneó la cabeza mientras se sacaba la camisa de tela italiana que llevaba. Con el descomunal y bien marcado torso desnudo, el hombre se dirigió hacia el cuarto de baño contiguo a la habitación para higienizarse. Allí, lavó la parte del cuerpo que tenía descubierta y se frotó una aceite liviano sobre la piel para suavizar los rasguños que le había causado la fricción del violín y de su arco; acto seguido, lavó su rostro.
Regresó a la habitación minutos más tarde, aliviado. Se colocó una camiseta blanca de algodón con mangas cortas y enfrentó a su "tarea". Le dedicó una mirada grave y seria.
-Sra. Nobrega, necesito que me digas qué es lo que sientes para poder curarte. No puedo ir a ciegas intentando sanar lo que no padeces...-le pidió con gentileza y seguridad en la voz, dejando que el rico tono de su país invadiera su pronunciación.
avatar
John Cow

Mensajes : 51
Bombillas : 37
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por Azul el Mar Jul 27, 2010 1:15 am

Ella conocía ese lugar, había quedado en ese lugar durante tanto tiempo, pasaron por su antigua habitación y luego siguieron de largo para llegar a la habitación del joven Vaca. Eve apenas se pudo poner de pie respirando agitada y entrando en una habitación de un desconocido. Lo primero que hizo al entrar fue cerrar las cortinas de la habitación aun asustada por todo el evento de los cuervos, su respiración aun era entrecortada y apenas pudo recuperar el aliento.

Caminaba con mucho dolor arrastrando los pies. Y se volvió a sentar en la cama donde la habían dejado en un principio. Azul le siguió con la mirada y vio a Kaos, pero no podía ni siquiera levantarlo se sentía bastante débil. Se sentía patética, sin embargo en Guardián podría ver que en la cara del lado izquierdo tenía un golpe cerca del ojo, en el cuello tenía unas marcas, en los brazos. Eve cuando se abrió la bata pudo ver marcas cerca de su pecho en su torso en las piernas, acto el cual hubiera captado el joven que la mujer había sido profanada fuera de su voluntad. Tal vez le dio vergüenza decir donde sentía más dolor y se cerró enseguida la bata, aunque no estaba completamente desnuda, tenía puesta su ropa interior en azul, irónico, se lleno de pudor mirando hacia otro lado. Las marcas en la piel era de un morado intenso, azuloso, en otras parecían macas rojizas como las cicatriz que tenía en el labio inferor que lo tenía roto.
-Siento que se me despedaza en cuerpo. Y que por dentro tengo un vacio que no se puede llenar con nada…

Se quedó así por un momento ahora sabiendo con la sagacidad de aquella centella que no salía ni una chispa de su piel, ni de sus recuerdos.
-Solo llámame Eve. –dijo cansada de todo lo que había pasado aquellos días- ¿Sabe cómo usar stus nuevas habilidades Guardián?


avatar
Azul

Mensajes : 555
Bombillas : 298
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por John Cow el Mar Jul 27, 2010 1:17 am

John Cow ha efectuado 1 lanzada(s) de uno Ddo10L (Imagen no informada.) :
avatar
John Cow

Mensajes : 51
Bombillas : 37
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por John Cow el Mar Jul 27, 2010 3:02 am


Abrió los ojos sin poder dar crédito a lo que veía, deseando que no fuera realidad. Aquello no podía haber pasado...La mujer que tenía frente a sí mostraba signos de haber sido golpeada con brutalidad, mas no era eso lo que empezaba a provocar que las facciones del Guardián se distorsionaran en una mueca de rabia. Apretó la mandíbula y la miró con sus ojos grises ennegrecidos por la furia. Esa mujer había sufrido el acto más denigrante que una mujer podía sufrir...
La miró con la ira del mundo, todo su cuerpo vibraba con una rabia que tenía tanto de humana como el halcón. Aquel sentimiento desgarrador y profundo, aquel fuego que sentía en el pecho no se comparaba con nada que hubiera sentido antes, sentía que sus entrañas ardían de furia. ¿Quién demonios le había hecho eso? ¿Había sido el tipo de la plaza? Desvió la mirada. No deseaba que ella tuviera que soportar el peso de su rabia, no deseaba aumentar la miseria de aquella mujer.
Se acercó a la artista con gran lentitud y con las palmas hacia delante, para que ella viera que no deseaba hacerle ningún daño.
-No digas más...Eve, no necesito saberlo.- murmuró con la suficiente fuerza como para que ella le escuchara. Finalmente llegó junto a ella.
-Lo lamento.- fue todo lo que pudo decir, aun sin poder mirarla a los ojos. La ira que sentía había destrozado todo rastro de la humanidad que le quedaba puesto que no había nada de humano en ella: Juanito había dejado de ser un hombre para ser una furia.
Él era un Guardián inexperto que apenas estaba empezando a descubrir sus habilidades, pero la curaría. Tenía la convicción de que lograría hacerlo, y lo haría sin guardarse nada. Sabía que curar una herida requería de tanta energía como la que utilizaría para sanar por medios mundanos, pero en aquel momento, Juanito rebosaba de energía. El fuego de su vida había redoblado su potencia por la intensidad del sentimiento que experimentaba. Así y todo, no pudo evitar que el hombre que habitaba en su interior apreciara la belleza ultrajada de aquella joven mujer.
Él no desperdiciaba palabras en diciendo lo evidente, nunca lo había dicho y nunca lo haría.
Colocó una mano sobre la herida que la mujer tenía debajo del ojo izquierdo, cerró sus ojos y dejó que su instinto y su voluntad se fundiesen. Sintió un ligero y cálido cosquilleo extenderse desde la palma de su mano hacia el rostro de la mujer. Luego una extraña picazón invadió su mano y tuvo que hacer un esfuerzo de voluntad para evitar rascársela. Soltó un jadeo de sorpresa, inusitadamente fatigado por la energía que le había consumido la curación. Miró, dudando por vez primera, el resto de las heridas de la mujer...Aquél golpe no era nada comparado con el resto de las magulladuras que cubrían el hermoso cuerpo de la señorita. Debería recurrir a todas sus energías para curarla por completo, y no escatimaría esfuerzos. Juanito haría aquello por cualquier Criatura, tanto por esa Centella como por un tejón...Suspiró, si iba a terminar con la tarea, lo haría de una vez.
Continuó su laboro con una dedicación absoluta y minuciosa, viajando por el cuerpo de la mujer y utilizando toda la energía que podía para sanarle el cuerpo...Nada podía hacer para curarle la mente. Finalmente, llegó el punto vital y que más daños había recibido, se sentía fatigado como si hubiera estado tres días completos corriendo sin descanso ni alimento. Cada miembro de su cuerpo le pesaba como si fuera de plomo y sentía los rasguños que le habían sido producidos por la carrera como si fueran heridas punzantes. Sus sienes le latían y tenía la boca pastosa...Deseaba terminar la curación de una vez y echarse a dormir.
-Eve...tu cuerpo está curado, sólo me falta una parte...-titubeó.-Entenderé si no quieres que te cure...pero preferiría terminar con lo que empecé- comentó avergonzado, mirándola apenas.
Tenía el rostro demacrado y pálido, unas ojeras malvas adornaban sus ojos como si no hubiera dormido en días...
avatar
John Cow

Mensajes : 51
Bombillas : 37
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por Azul el Mar Jul 27, 2010 3:38 am

Se quedó recostada en la cama mirando por un momento las cortinas de la ventana. Solo esperaba que no apareciera el cuervo, esperaba que su rastro se haya perdido entre las calles. Miró a Kaos que seguía ahí descansando, pensando, luego sus ojos azul tornasol se guiaron hasta donde estaba el Cuardián que parecía enojado por haber mirado toda aquella maldad plasmada en la piel de Eve.

La mujer de azul no comentó ni una palabra más y se desamarró la bata para que el Guardián pudiera curarla. Quedándose solo con aquella ropa interior y las manchas mortecinas en la piel. Dejó la bata a un lado, mostrando todo donde le dolía, el guardián pudo ver el tatuaje que tenía la centella en la espalda, un pez Koi que le abrazaba casi toda esta. Sentía un cosquilleo que le inundaba el cuerpo y una energía que hacía que el dolor de aquellos golpes se desvaneciera poco a poco. El joven Juanito con forme iba curando a la Centella, empezaba a sentir el cosquilleo que producía su piel eléctrica.

Se sentía bastante mal, nauseabunda, mareada y suspiró pensando en que solo a una persona le había hecho una promesa por salvarle la vida, ahora le debía la vida a una persona más. Su vida no podía ser más miserable, aunque creía que era un castigo divino, por haber asesinado al señor del sombrero cuando aun estaban en el vagón, antes de llegar aquella villa fantasma.

Poco a poco se empezó a sentir mejor, empezó a tener sed y ganas de beber mucho jugo de naranja, que era su bebida favorita. Estaba bien, se había terminado todo aquel dolor que le recorría el cuerpo hasta que solo quedaba aquella parte que por más que quisiera ocultarlo era difícil, le habían rasgado el orgullo y dejado la humillación por los suelos. Eve no dijo nada solo puso la mano del Guardián sobre su vientre bajo, por más pudor que sintiera, solo quería sentirse recuperada para ir a estamparle una flecha al señor del sombrero en el trasero. Las mejillas de Eve se llenaron de ese color cereza y algo en sí le hizo recordar un sueño que tuvo días atrás. El Guardián descubrió mientras curaba a Eve que algo en su interior se estaba cocinando y que sus manos curativas le habían salvado la vida a la vida dentro de la Centella.
avatar
Azul

Mensajes : 555
Bombillas : 298
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por John Cow el Mar Jul 27, 2010 10:05 pm


La miró con los ojos nublados por el cansancio. "Supongo que eso es un si"-pensó el Guardián al notar como la Centella tomaba su mano y la colocaba sobre su vientre bajo. Tomó aliento mientras se enfrentaba a la recta final de su trabajo, pronto podría echarse a dormir por una semana entera...al menos eso esperaba.
Colocó su mano derecha sobre el sexo de la Centella con delicadeza y suavidad. Acto seguido dejó que la poca energía que le quedaba pasara a ella, reparando todo el daño físico que aquel ultraje le hubiera provocado. Se le fue en la sanación cada rastro de energía que su cuerpo poseía para las funciones que no eran vitales.
Se sentía extenuado por un trabajo que había sido demasiado grande para él, sólo el fuego de su ira le había permitido realizarlo. No obstante, ahora sólo quedaban los rescoldos del sentimiento que había sido nublado por la esperada y arrasadora fatiga. Sabía que si en ese momento llegaba a aparecer el enemigo, sería inútil y debería confiar en la mujer. Aquello estaba mal, eran los hombres quienes debían proteger a las mujeres, no viceversa...no era así como funcionaba el mundo. Pero...¿cómo funcionaba el mundo? Lo que estaba experimentando, lo que acababa de hacer era imposible, y sin embargo, lo había hecho...Todo estaba dado vuelta, ya no podía distinguir los límites entre la fantasía y la realidad, entre lo ideal y lo concreto. Lo único que sabía era que cargaba sobre sus hombros el cansancio del mundo; y abrumado por su peso se dirigió con pesadez hasta el otro lado de la cama.
Cayó inconsciente y así se mantuvo por unos minutos. De haber sido un Guardián más experimentado habría podido resistir esa curación y enfrentarse con cualquier oponente, pero faltaba tiempo para eso...un futuro enorme le esperaba, sería uno de los mejores Guardianes de la Villa...
Abrió los ojos y sintió múltiples punzadas en el cuerpo, como si hubiera exigido sus músculos más allá de su límite. Miró en derredor y notó la presencia chispeante de la Centella...
-Cuánto tiempo...?- preguntó sin llegar a pronunciar la totalidad de las palabras mas no se preocupó, ella entendería.
-¿Cómo estás? ¿Te sientes bien?- añadió estudiándola con la mirada, parecía completamente sana, pero sabía que nadie se recuperaría tan rápido de algo como lo que ella había sufrido...
avatar
John Cow

Mensajes : 51
Bombillas : 37
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por Azul el Miér Jul 28, 2010 3:10 am

Cerró los ojos intentando no pensar en ello, pensó en Kaos, en su sonido, en el caos que le hacía sentir la melodía en el dolor, y el pudor cuando un hombre completamente extraño tocaba su intimidad. Todo ello se volvía más extraño para Eve aunque en el fondo sabía que el joven Juanito no tenía ninguna mala intención. El Guardián se veía bastante exhausto. Pero el dolor interno se quedó en el olvido mientras el joven se desvanecía por el cansancio tirándose a un lado de la centella, que se quedó mirando el techo consternada.

El guardián se quedó dormido y ella se levantó, se colocó la bata y se fue a la ducha, se sentía muchísimo mejor, no sabía cómo pagarle, no tenía con que pagarle. Así que lo primero que hizo fue llamar para que trajeran algunas cosas de recepción, dando un nombre falso. Después le pagaría a Juanito. El necesitaba descansar por ahora. Se cambió con algo de ropa del joven, solo esperaba que no se enojara, revisó entre lo que tenía algo que pudiera venirle, unos pants y una playera, que por cierto le quedaban demasiado grandes para el macilento cuerpo de Eve. Dejó todo como estaba, era curiosa, sin embargo también le gustaba respetar las cosas de los demás. Solo cogió lo que necesitaba. Cuando llegó lo que pidió de recepción los recibió con el cabello recogido y una gorra ocultando su identidad y metió todo. Sabía algo muy bien Azul, a los guardianes les encantaban las manzanas y ese aroma en la habitación fulminó con las tartas de manzana y las manzanas que había de color; rojo, amarillo y verde.

La bata que le había dado su captor la tiró al bote de basura. Y sacó a Kaos de su funda, miró el arco un momento, y se paró junto a la ventana que se mantenía cerrada y como si viera a través de ella, se colocó a Kaos en el hombro y estuvo a punto de tocar, pero no lo hizo. Sintió impotencia que le recorrió el cuerpo y se echó al suelo a tocar las cuerdas con los dedos de forma suave para no despertar a su acompañante y salvador. Con aquellos ojos azules tornasol miró al joven cuando se despertó y se puso de pie para mirarle con una sonrisa brillante. Escuchó la pregunta y ella asintió.
-Lo suficiente para que te recuperes –le dijo mirándolo y acomodándose hincada sobre la cama- Ah… yo me siento de maravilla-físicamante, aunque por una parte los recuerdos que le atormentaban, solo eran recuerdos, ella solo psnó en que debía vengarse del maldito señor del sombrero- Espero que no te moleste que haya tomado algo de ropa –dijo apenada mostrándole la playera que tenía puesta.- Ahh mira… seguro debes tener hambre… - se puso de pie en un brinco dejando a Kaos y al arco sobre la cama y trajo en su mano una tarta de manzanas con un vaso de jugo de naranja-.
avatar
Azul

Mensajes : 555
Bombillas : 298
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por John Cow el Sáb Jul 31, 2010 10:32 pm


Juanito olfateó el aroma a manzana en el aire y sintió como su estómago se quejaba por el gran desgaste de energía que había sufrido...Aquella había sido su primera curación y se sentía complacido por haberla llevado a cabo con éxito. Había sido una de las cosas más duras que tuvo que hacer en su vida puesto que no era una sensación agradable el pasarle la energía vital propia a otra persona...Era incómodo y desagradable pero era su deber, y él lo cumplía con orgullo y con una precisión soberbia.
Estudió a Eve con una mirada profesional: estaba radiante, y la sonrisa que le dedicó cuando lo miró habría sido notable incluso para un ciego...y es que las sonrisas pertenecen al lenguaje universal del alma. Se la devolvió con fatiga mientras se ponía de pie. Tenía el estómago vacío y el aroma de aquellas manzanas no hacía nada para ayudarle.
Tomó con delicadeza una porción de tarta de manzana y la devoró famélico. Se mantuvo en silencio mientras comía, y no fue hasta que acabó con dos tartas de manzana y con cuatro manzanas rojas que se dispuso a entablar una conversación con la Centella. Tenía una duda, había sentido algo cuando ella le había llevado su mano a su vientre bajo, el Guardián dudaba si aquello que sintió fue real o sólo una ilusión creada por la combinación entre su fatiga y su ofuscación...No obstante, su naturaleza sabía cuál era la realidad, pero su razón deseaba estar equivocada...
-Eve...gracias por haber comprado ésto para mí. La comida estaba deliciosa- comentó con un tono casual que sólo era notable en su voz puesto que sus ojos brillaban con severidad.
-Descuida, no me molesta que tomases mi ropa...creo que te queda mejor a tí que a mí- añadió sonriendo mas la alegría no le llegó a los ojos.
-Mira, Eve...sé que no es de mi interés, pero mientras te curaba sentí algo...algo que desearía no haber sentido, algo...bueno y terrible- su voz se perdió en un murmullo ininteligible, mas la miró a los ojos con intensidad, traspasándola con la mirada dejando que sus emociones se tradujeran al lenguaje de los ojos, puesto que éstos eran las ventanas del alma...
-¿Qué vamos a hacer ahora?- preguntó, porque muy a su pesar, reconocía que no sabía qué era lo que debía hacer...
avatar
John Cow

Mensajes : 51
Bombillas : 37
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por Azul el Dom Ago 01, 2010 3:27 am

Con aquellos ojos melancólicos, se quedó mirando como comía el joven Juanito los pasteles de manzana, sonrió a medias. Habrían mas si el deseaba, todo era cuestión de un par de llamadas a la panadería y a la tienda de frutas cercana. Había avisado a su jefe Oliver James, el excéntrico repostero del cinamon square, Eve miró complacida aquel guardián que le salvó la vida mientras comía todo lo que había pedido para el. Era la segunda vez que le sucedía algo como esto y pensó que no debía haber una tercera debería de irse con más cuidado. Mientras el hacía esto se quedó pensando en el violín y que no podía tocarlo para no llamar la atención, puesto Kaos, es caos. Eve asintió alegre ante el hecho que le había gustado la comida al guardián. Luego sonrió ante el comentario que dijo sobre la ropa. Azul era una persona cálida y bastante comprensiva, pero también en ocasiones la oscuridad le llegaba al alma. Se le quedó mirando un poco infantil, aun hincada sobre la cama mientras le miraba comer y hablar. ¿Bueno y Terrible? Su semblante se distorsionó enseguida, no pudo ni con su suspicacia imaginar de que se trataba, que había visto el guardián mientras la curaba. Sus ojos decían algo, y eso le asustó demasiado, su corazón latió con mucha fuerza pensando que se le saldría del pecho en cualquier momento.
-¿Qué es bueno y Terrible? ¿Qué es lo que tengo? –preguntó con una preocupación intensa, suspiró- Necesitamos irnos de aquí, nos encontrará el Cuervo pronto. Tengo que mantener a Kaos a salvo. –porqué sabía bien, que si este objeto sufría algo, algo malo, Eve no sería la misma nunca más-.
avatar
Azul

Mensajes : 555
Bombillas : 298
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por John Cow el Miér Ago 04, 2010 10:40 pm


La miró a los ojos, escrutando en profundidad aquellos zafiros claros y limpios que tenía la mujer...¿Acaso ella no lo sabía? El Guardián sabía que él no era el individuo indicado para dar una noticia como aquella, carecía del tacto y de la sutileza necesarios y seguramente lo diría de la manera más simple y rotunda. Sin embargo, aquella mujer había probado ser merecedora del honor del trato igualitario. La trataría como si fuera uno más, puesto que él había aprendido que las mujeres a veces tenían una mayor resistencia emocional que los hombres...
No dulcificó su mirada ni dejó que la lástima que sentía por la situación de Eve se hiciera notable. Aquella mujer merecía mantener al menos un mínimo de dignidad. Sus ojos brillaban con tranquilidad y seguridad, imperturbables mientras decidía cómo decirle la grave noticia...Al fin se decidió, la tomó del brazo con firmeza pero sin alterar la amabilidad y volvió a sentarla en la cama.
-Eve, déjame que te diga algo: no "necesitamos" escapar, necesitas escapar. Sin embargo, te acompañaré y te ayudaré en todas las maneras en las que me sea posible. No obstante, antes de que partamos debes escucharme ya que mereces saber lo que te sucede- hizo una pausa, sin que sus ojos abandonaran los suyos ni por un segundo.-Cuando te curé sentí algo...algo dentro tuyo. Eve, estás embarazada- sentenció Juanito con tono neutro.
Esperó unos segundos, permitiendo que ella asimilase la noticia. Sabía que, probablemente, lo mejor fuera apurar la marcha y distraerla...Se puso de pie y tiró suavemente de la mano de la mujer, presionándola con delicadeza y haciéndole saber que él estaba allí para protegerla, tanto de los demonios externos como de los internos.
-Ahora es tiempo de marcharnos- musitó con voz queda...
avatar
John Cow

Mensajes : 51
Bombillas : 37
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por Azul el Jue Ago 05, 2010 2:57 am

Se quedó mirando a joven Juanito con esos ojos melancólicos, su sagacidad podrían marcarle algunas pistas pero aun no estaba segura de que era lo que sucedía podían ser muchas cosas. El silencio parecía eterno y se empezaba a impacientar. Cuando empezaron a brotar esas palabras de su boca. Necesitamos escapar, Kaos es importante, necesita estar a salvo piensa frunciendo el cejo mirándolo de reojo, lo había dejado en la cama.
-No es necesario que te involucres –agregó antes que el dijera lo ultimo y abre los ojos tanto del susto que le tapa la boca a Juanito para que no vuelve a decirlo, su corazón late fuerte, no por miedo, sino por lo que significa- No, no, no, no… no puede ser. –dijo asustada- No puedes repetirlo de nuevo. -Le soltó y caminó hacía donde estaba Kaos saliendo de un transe que pareció que había perdurado una eternidad, y metió el violín y el arco, en la cuja, tenía una cosa en la mente; movimiento, ir hasta donde estaba Ethan, pero tenía que esconder su rastro del Guardián del Señor del Sombrero. Se sintió mal de que el Guardián se metiera en una pelea que no le correspondía lo miró con tristesa y asintió ante lo que el dijo. Espero que cogiera algunas cosas, lo más importante para el joven Juanito.

Dentro de Eve estaba algo que ella aun no comprendía, pero en el fondo sabía lo que significaba, era una oportunidad, el cual el roble fantasma no iba a desaprovechar, tal vez de eso era lo que se refería Ethan, pensó cuando apenas podían salir del hotel –conozco un lugar donde podemos conseguir un vehículo. Está a unas cuadras de aquí.

Eve con la gorra puesta y con la ropa del joven emprendió a salida hacia la panadería donde estaba segura que Oliver James les prestaría su automóvil para ir al distrito Fucsia, un viejo mustang rojo, el cual facilitó las llaves a Azul sin decir nada, la cual le dio las llaves al Guardián para que condujera hasta la siguiente parada.
avatar
Azul

Mensajes : 555
Bombillas : 298
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sana, sana, culito de rana... [Azul]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.