La villa del Roble fantasma.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Empezemos por un: ¡¡Buenos dias!!
Sáb Jun 02, 2012 7:18 pm por Lucy V. Matersson

» Avatería oficial
Sáb Abr 28, 2012 11:47 am por Lucy V. Matersson

» Mekare Sttromblade
Mar Abr 17, 2012 8:19 am por Mekare Sttromblade

» Edward Potter
Miér Abr 04, 2012 7:29 pm por Edward Potter

» Lucy V. Matersson
Lun Abr 02, 2012 2:29 pm por Lucy V. Matersson

» -Preguntas frecuentes.-
Mar Mar 27, 2012 10:22 pm por Azul

» Forever Mine -Recien Abierto- {The Vampire Diaries} Afiliacion Normal Se buscan persoanjes Cannon y
Sáb Ene 28, 2012 5:34 pm por Lena Night

» The Madness (normal).
Sáb Ene 28, 2012 1:47 am por Invitado

» A New Hogwarts- Recién Abierto- Élite- Pj's cannon dispo.
Vie Ene 27, 2012 11:05 am por Invitado



Por favor... Sé mía [Ina]

Ir abajo

Por favor... Sé mía [Ina]

Mensaje por Christopher Black Crow el Vie Ago 06, 2010 4:29 pm

Llegamos al hotel por fin... las miradas eran algo que francamente no me me importaban, solo me importaba ella... diablos, era un imbécil... me sentía como uno... el nunca tener tratos con la gente me habían vuelto frío y rencoroso... Dije lo primero que se me ocurrió para hacerle sufrir y ahora estaba tan arrepentido... no tuve que haberla tratado así... no se lo merecía... pero por qué sentía tantos celos?... Tenía miedo de perderle...

Entré en el ascensor, después de Ina, mirándola de reojo... Qué decir ahora? Cómo?... Me dejará?? He sido un tonto y no sé cómo remediarlo. Oprimí el botón de nuestro piso y me recargué en una pared, observándola de vez en cuando, pero ella seguía con su mirada fija al frente... Su indiferencia me partía el alma más que cualquier cosa... preferiría mil veces que me golpeara, que me insultara, que dijese lo que sea... lo que sea, pero su silencio era asfixiante, y qué podía decir para romperlo? Seguir disculpándome? Es que acaso una disculpa borrará las sandeces que dije?!

El ascensor paró... nunca se me había hecho tan larga la subida. Las puertas se abrieron y salió con rapidez... en tres zancadas me puse a su lado. Le quería tomar la mano, pero y si me rechazaba?... No podría soportarlo...

Comenzó a buscar las llaves cuando llegamos al frente de la puerta. Agradecí el hecho de que Mika hoy estuviera con Anne... no creo que hubiera sido muy bueno que nos viera de esta manera... mojados, sucios, con sangre... tristes...

Quería ayudarla, por lo que saco mis llaves del bolsillo de los pantalones. Menos mal que no las perdí en el agua del lago. La verdad es que las llaves no me importaban, sino el hecho de que pudiera perderse el llavero... el precioso llavero que me hizo mi niña. Sonreí al verlo y abrí la puerta. Ina se fue directo al baño... algo comprensible, yo también me quería sacar la ropa y asearme un poco. Fui a la cocina y me lavé la sangre en el fregadero, dejando los zapatos, el saco y el resto de la ropa en el balcón. Luego me cambié de ropa en mi cuarto, tan solo me puse un pantalón de buzo y caminé con los pies descalzos hasta la cocina, prepararía algo... una pizza, algo rápido. Saqué los ingredientes de la alacena y los puse en la mesa para hacer la masa. Me sentía algo cansado y me pregunté cuánto estaría odiándome ahora Ina... Llegaría a perdonarme algún día por el veneno que destiló mi boca?...

Suspiré avergonzado por mi comportamiento y presté más atención a la comida... realmente mis manos se movían solas, en forma automática, no había mucho a lo que prestar atención. Por lo que no pude evitar el hilo de pensamientos acerca de ella... Me pregunto si imponer mi presencia es lo correcto... y si solo quiere estar sola? Ya me lo había dejado bien en claro en el bosque... Ya no quería mi compañía y tampoco quería presionarla...

Metí la masa al horno para precalentarla, y puse un poco de carne molida al fuego con algo de aceite... En cierta forma agradecí que saltaran gotas de aceite hirviendo a mis brazos desnudos... merecía un poco más de dolor. Volví a suspirar, y lavé unos tomates. La extrañaba a mi lado, de seguro ahora me diría que me pusiera el delantal o que aderezara mejor la carne o que me fijara de no quemar la masa de la pizza... Sonreí al imaginármela haciendo ese exquisito puchero que me volvía loco e hice las tres cosas. Saqué la masa del horno y la dejé sobre el mesón para terminar de preparar la pizza... Comencé a pensar en el hecho de que Ina quisiera correrme del piso... podría pedir un cuarto en el hotel y así ver a Mika... no quería perder el contacto con mi niña, aunque... y si a ella le molesta?... Creo... creo que lo mejor sería alejarme completamente de su lado, dejar la Villa... seguir vagando sin rumbo fijo como ya había sobrevivido hacia unos años... Pero esta vez no sería para buscar algo, sino para evitar más penas...

Puse ahora la pizza terminada al horno, para esperar a que el queso se derrita. escuché como Ina salía del baño y entraba a su alcoba... Ina... mi Ina... mi amor, mi vida... no podría vivir sin ella y aun así estaba pensando en salir de su camino. Soy tan egoísta... no quiero alejarme de su lado... soy cobarde, no puedo dejarla... Podré vivir con el silencio, podré acostumbrarme a su frialdad, podré aceptar su indiferencia... no pondré peros, no me quejaré, todo con tal de quedarme a su lado... Cómo separarme de alguien que me ha dado la razón de la vida? Seré así de egoísta? Le impondré mi presencia aun cuando ella me pida que me vaya? Me negará su voz por siempre? Me negará el refugio de su mirada?

Saco la pizza del horno y la vuelvo a colocar en le mesón. La parto por la mitad y las pongo en platos, coloco los cubiertos, unas servilletas, dos vasos y los lleno con jugo de manzana. Tomo una bandeja y dejo su cena en ella. Arrastro los pies hasta su cuarto y golpeo levemente la puerta. Inundando de aire mis pulmones antes de entrar, abriendo con lentitud la puerta...

- Te... - mi voz falla y vuelvo a tomar aire, pero este aire está cargado de ella, de su embriagadora y dulce esencia - Te tarigo la cena - Entro y evito el mirarla, temiendo encontrar repulsión en sus ojos. Coloco la bandeja a los pies de la cama y salgo sin hacer ruido, cerrando la puerta a mis espaldas.

Camino al baño y me doy una ducha rápida. A los cinco minutos ya estoy fuera, tomo mi plato con mis cosas y me voy a mi cuarto, cerrando la puerta y colocando mi cena en el velador. Ahí tan solo me pongo el pantalón del pijama negro. Enciendo el equipo y la música me envuelve... su música, su melodía... los recuerdos. Me siento en la cama, mirando el plato... es la primera vez que no ceno a su lado... Escondo la cara entre mis manos y me derrumbo ante el dolor... Siento las lágrimas fluir al fin y me quedo en silencio... Me maldigo una y otra vez... Todo pasó por mi culpa... por mi estúpida culpa...

Piano: