La villa del Roble fantasma.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Empezemos por un: ¡¡Buenos dias!!
Sáb Jun 02, 2012 7:18 pm por Lucy V. Matersson

» Avatería oficial
Sáb Abr 28, 2012 11:47 am por Lucy V. Matersson

» Mekare Sttromblade
Mar Abr 17, 2012 8:19 am por Mekare Sttromblade

» Edward Potter
Miér Abr 04, 2012 7:29 pm por Edward Potter

» Lucy V. Matersson
Lun Abr 02, 2012 2:29 pm por Lucy V. Matersson

» -Preguntas frecuentes.-
Mar Mar 27, 2012 10:22 pm por Azul

» Forever Mine -Recien Abierto- {The Vampire Diaries} Afiliacion Normal Se buscan persoanjes Cannon y
Sáb Ene 28, 2012 5:34 pm por Lena Night

» The Madness (normal).
Sáb Ene 28, 2012 1:47 am por Invitado

» A New Hogwarts- Recién Abierto- Élite- Pj's cannon dispo.
Vie Ene 27, 2012 11:05 am por Invitado



Leyna Ania Barbarovic Andrich

Ir abajo

Leyna Ania Barbarovic Andrich

Mensaje por Leyna A. Babarovic el Sáb Nov 19, 2011 4:15 pm

Leyna Ania Babarovic Andrich

-Sobrenombre: Ania, por su madre, Ina por los habitantes de la villa.
-Bombilla: Celeste.
-Edad:Tiene 23 años de edad.
-Actividad: Estudiante universitaria de la carrera Enfermería, aunque congelo para viajar, encontrándose ahora en el roble, trabajando en uno de los locales del lugar.
-Nacionalidad:Alemana.
-Orientación sexual:Heterosexual.
-Estado civil: Enamorada.

Descripción física y psicológica:

-Descripción física:Leyna mide entre 1,58, y pesa alrededor de 50 kilos. Es una muchacha con lindas facciones, rostro delgado, pequeño, ojos grandes, pestañas largas, labios carnosos y una nariz acorde con su rostro. Es delgada, una pequeña cintura, caderas medianamente anchas, sus manos son delgadas y finas, en la muñeca izquierda trae consigo una hermosa mariposa de tatuaje, y siempre trata de usar guantes, para tapar sus cicatrices en sus manos, su pecho es pequeño. Tiene lindos ojos de tono zafiro, su cabello es negro, largo y liso, cayendo más abajo de su cintura, su piel es nívea, pero como todo humano con lindos toques carmesí en sus mejillas. En lo que se trata de vestimenta, le gusta traer jeans negros, algunos gastados y rotos en las rodillas, mallas con pantalones cortos, calcetas largas o cortas, chaquetas de todo tipo, en especial suéteres sueltos y largos. Zapatos de combate, botines o simplemente zapatillas. Se podría decir que es una desaliñada, incluso estrafalaria, pero para ella siempre comodidad ante todo. Le gusta traer pequeños bolsos que crucen en su cintura, en especial para los momentos de caza cuando necesita un arma o una navaja, lo que este a su alcance, incluso gasas, sobres de alcohol y algodón, cigarros, chicle y dinero.

-Descripción psicológica:
¿Sabes qué te amo…?
Ya no lo sé…
¿Por qué lo dudas?
Porque las cosas siempre cambian… y ya luego duelen.

Y luego piensas que todo es como crees, vives en una burbuja, y tú vida es perfecta. Sí, pero no… jamás es así, las cosas nunca son como crees, el amor… la vida, los seres, los existentes en este universo, saber lo que no sabes, miedo, terror, hipocresía, cegarse no es una solución. Leyna antes de llegar a este maravilloso y desconocido lugar, siempre fue una muchacha que sentía la soledad en su piel, en su alma, colada en sus huesos, esa vida que no valía nada, sin dudas… sin un rumbo no había felicidad, y ¿Qué hacer?, buscar tu lugar. Su madre un enorme apoyo, no fue suficiente para el dolor de la muchacha, jamás pudo superar la perdida de su padre, un ser único para ella, un hombre esforzado y humilde. Ina, a simple vista para muchos se vio débil, incluso depresiva, pero las cosas en este mundo cambiaron completamente desde que se subió al vagón 7, ella como persona, incluso lo humana de su ser, no obstante muchas veces tiene dudas, pensamientos llenos de curiosidad, tristeza hasta el mismísimo fondo de su esencia, todo esto puede pasar de un momento a otro.

"Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario."

Una frase que leí una vez en un libro, que me hizo abrir en cierta forma los ojos, en lo que arriesgaba en perder todo. Y en como ahora quedaba atrapada en dos mundos.

Esa era la Ina que muchos conocieron en un momento, para luego encontrarse con la nueva y renaciente mujer, sueños, y felicidad caracterizan la existencia de esta fémina, sin embargo su pasado el cual recuerda gracias a vagas alusiones que suelen rondar debes en cuando su mente, haciéndola divagar, generalmente tiene un carácter feliz cuando se trata de naturaleza, al observar incluso a los perros en la calle. Suele soñar despierta, música y colores son lo que la interpretan como persona y terrenal, siempre está observando el cielo, en especial al atardecer, recordando a su hija Mikaela, gracias a ello y al hombre del cual se enamoro perdidamente. Madurez, algo que por fin conoció, comenzó a volverse la dueña de sus actos, de sus habladurías, de su mente, ya no era la chica sumisa, ni mucho menos la que dejaba que todos le pisotearan, sabía que había cometido errores, los cuales le habían jugado muy bien en su contra.

Transfórmate, los miedos, las intrigas y déjate llevar por la sensación, pero no sé lo digas a nadie… todos nos encontramos en el mismo lugar…

Uno de los miedos más grandes de Ámbar es no poder controlar su propia existencia, desaparecer de la vida de los seres que ama, del amor que conoció en ese lugar, Christopher, no sabía que pasaría entre ellos durante este tiempo, pero supuso que seria su fiel compañero, así mismo como ella era, fiel, siempre en las buenas y las malas, pasase lo que pasase, siempre estaría allí. Música, cantos, violines, pianos, algo imprescindible en la vida de la mujer, en su pensar, la ayudaba a relajarse, a dejar el descontrol aun lado, así como el hombre que amaba, la niña que cuidaba cada día y cada noche volviéndose su hija, pensamientos llenos de amor, de ternura y cariño hacia esas dos personas que completaban el corazón herido de la guardiana, cicatrizado por sus manos, amoldándolo a uno nuevo, mucho más resistente, eso eran en su vida ellos, lo eran todo.

¿Qué va ser de mí?, cuando quizás todo vaya de mal en peor, cuando llegue el fondo, y mis manos sigan llenándose de sangre, derramando vida inocente, llegando a casa cuando recién comienza a salir el sol, llenando mis pupilas y esperanza por salir de algo que jamás debí hacer, antes debí morir. ¿Por qué no puedo sobre llevar mi propio camino?
Yo te daré tu respuesta, y es… porque eres una verdadera mierda

Porque a pesar de que ella parecía feliz, el miedo aun recorría sus entrañas, su corazón apretándolo con fuerza, dejándola sin aire, aun… deseaba la completa felicidad, y por una vez en su vida decirse, todo va estar bien de verdad, realmente bien, sin importar qué, ni quién, ni mucho menos cuándo, siempre será así. Leyna se volvía más fuerte.

Historia y familia:

-Historia:

Adelina, una mujer cuyas esperanzas fallecieron con el partir de la vida de su amado marido, volviéndose carente de energía, de decisiones, amarrada a la ilusión de encontrar una vez más su alma gemela. El biológico padre de Ina, era un esforzado leñador, un hombre común y corriente, viviendo el día a día, en una pequeña cabaña en una desolada pradera. Alrededor de los 10 años de la muchacha, su padre falleció, en un horrible accidente de carretera, resultando que un camión se descarrilo dejando caer los arboles talados encima del camión que le seguía a muy pocos centímetros, allí iba su padre, falleciendo inmediatamente. Así comenzaron las luchas madre e hija, solamente ellas dos, ambas escasas de personalidad y decisiones.

Durante los años restantes, Leyna cayó poco a poco en una profunda depresión, su madre no sabía que hacer, pensando que la solución a todos sus problemas era un sustito de su padre, un gran error que cometería. Poco tiempo después su madre decidió casarse una vez más, probando el lado más fácil, un ex –militar, llamado por: Egmont Babarovic.

Este hombre fue un ser perfeccionista, extravagante, desprovisto de ternura y sobre todas las cosas, agresivo, no obstante era rico, tenía un buen lugar en la sociedad alta, junto a la mejor clase, se decía que era un hombre honorable, vivaz y lleno de respeto, pero las apariencias siempre engañan. Las constantes guerras lo habían dejado un tanto trastornado, al principio todo fue maravilloso entre la madre de Leyna, más no con ella. Difícilmente socializaban o charlaban, pero durante el tiempo restante este se volvió cada vez más agresivo, primero: discusiones, segundo: los gritos, tercero: el primer golpe, sin embargo se volvió algo constante y repetitivo, incluso llegando a la violación de la progenitora de la pequeña Ina, en la cual la niña había sido una torturada espectadora.

Jamás se acostumbro a esta vida, Adelina lo esperaba siempre a que llegase en las noches, para ayudarle a comer, desvestirse y luego volver a vestirse con ligeros trapos, aquella noche la lluvia y los truenos cantaban a merced de la nostalgia, denotando el dolor de dos almas perdidas, era evidente en sus ojos llenos de dolor, nublados por el desconsuelo de la perdida del regocijo de sus vidas. Hombre ladeándose de lado a lado, arrastrando los pies, el alcohol lo evidenciaba esparciendo su aroma por todo el lugar, camino hasta la entrada, buscando las llaves en sus bolsillos, abriendo de golpe, allí la observo subiendo la mirada, bajándola despreciable… perverso, sus ojos dejaban a relucir su malicia, la maldad afloraba de cada poro, así como el licor de sus labios, del aliento repugnante.

Camino casi firme, de no ser por ese leve tambaleo de su cuerpo al moverse, mentón firme, alto, mirada calculadora, penetrante y fría. Había vuelto de sus constantes borracheras, mientras la pobre madre de Ina, lo esperaba como una buena esposa, preocupada del qué dirán, del “no me dañes”, del “acuéstate zorra” y de un sinfín de palabrerías, balbuceadas de ese aliento masculino. Leyna por otro lado, había abierto sus ojos para observar la hora, pequeña niña no sabía lo que pronto lo esperaría, se levanto lentamente, hacía frio, sus huesos le dolieron por aquello. El cielo aun lloraba, lagrimas de amargura, de pronto un grito espeluznante se deslizo por su vertebra, dejándole crear una especie de corriente que le erizo los bellos, desde la punta de los pies hasta la cien.

Tenía sed, aquello la había despertado, lamió sus labios y abrió lentamente su puerta sin dejar ruido alguno, se acercó a la escalera y bajo escalón por escalón, memorizando en su cabeza como su padrastro tomaba con fuerza una de las tantas veces a su madre, la sangre de los labios de la mujer saltó, como el fuerte impacto de una mano en su rostro, repetidas veces, forcejearon, mientras Ina pasaba desapercibida por sus lados, metiendo su pequeño cuerpo a la cocina, abriendo un cajón lleno de utensilios, tenedores, cucharas… cuchillos… sus finos dedos se deslizaron lentamente, mientras sus zafiros observaban con suma atención el filo de este, el más grande, ese estaba en su pequeña mano. Corrió mientras observaba como su madre estaba en el piso, lo primero fue… acercase sin que se diese cuenta, llevar el cuchillo hasta el pie y pasarlo rápidamente haciendo saltar la sangre, así mismo rajando los ligamentos, luego para la pequeña niña todo se nublo, así como la irá que la recorría, incluso… la adrenalina, para luego darle paso al temor y reconocimiento de sus hechos.

Quince puñaladas enterradas en el vientre, pecho, piernas y brazos, repartidas por el cuerpo del viejo hombre. Desde que su madre se caso con él, jamás pasaron problemas de dinero, así como la servidumbre que veía esto como pan de cada día, hasta que Leyna hizo su movimiento, las ayudaron a ocultar todo, cada detalle… haciéndolo desaparecer, agregando la simples palabras de “Se marcho”, con el tiempo muchos supieron que era un hombre complicado, con matrimonios tras suyo, todos fallados, que la hubiera dejado no era una novedad, así que a nadie le afecto, ¿por qué?, porque a nadie le importaba lo que le pasase.
Con el tiempo la madre de Ina, se hizo cargo de todos los negocios del ex - militar, todo comenzó a prosperar, pero el recuerdo la perseguía, sin dejarla dormir, las pesadillas eran constantes un pasado que la condenaba a la tortura.

“Perdóname Dios, porque he pecado.”

Durante sus años, desde que aquello, Leyna estudio, pero el stress era mayor, por lo cual congelo su carrera, decidiendo dar un largo viaje, su madre se puso alegre por la nueva decisión de su hija. Madre e hija se amaban por sobre todas las cosas. Así fue como Ina compró unos pasajes por internet, lugar ni idea, solo eligió el más desconocido de todos, pero aún así su nombre le atraía la atención.

-Muy bien… ya es hora de conocer un poco del mundo,- se dijo, mientras subía al tren.

Y ahora ¿qué?...
Nada, ya llegamos al lugar…
Lo sé.

-Familia:
Padre: Frederick, muere a los 33 años en un accidente en la carretera una de los camiones en que trasladaban los arboles se descarrilan y el venia en el camión de atrás.
Madre: Adelina Andrich, fuerte mujer madre de apenas 38 años, mantiene a su familia a flote, después de la vida que tuvo junto Egmont decidió no volver a casarse ni tener a nadie más como pareja, prefería quedarse sola para cuidar a su hija y administrar las viñas de Egmont que pasaron hacer suyas.
Padrastro: Egmont Babarovic, falleció a los 40 años de edad, ex militar, tenia trastornos por la guerra, como hijo único heredo las grandes y famosas viñas de sus padres.

Otros Datos:

-Nivel de adquisitivo: Tiene suficiente dinero para vivir toda su vida con tranquilidad, pero ella es a pesar de eso una persona humilde que viste unos jeans tradicionales, sudaderas y zapatillas.
-Pertenencias: Trae un collar en forma de mariposa que adentro tiene el retrato de su familia, padre y madre biológicos. Llego con una maleta negra de gran tamaño, llevando en el unos cuantos jeans, una chaqueta negra larga con capucha, variados chalecos de lana, ropa interior, sudaderas, camisas, un cosmetiquero pequeño.
-Enfermedades: Sufre de crisis de pánico, por esto toma relajantes para poder dormir.
-Antecedentes: A pesar de haber matado a su padrastro nada de esto se supo, solo fue que el hombre había desaparecido.
-Manías o Trastornos: Suele parpadear y es un tanto nerviosa, así que suele estar en constante movimiento una de las más frecuentes es mover su pierna en todo momento.
-Fobias: Dementofobio, miedo a volverse loca.
-Gustos: Toca el piano y violín, porque a su padrastro se le antojo de contratarle un tutor, tomándole el gusto por él siguió practicando hasta grande, le gusta dibujar retratos y paisajes desde que tenia cinco años de edad, le gusta comer todo tipo de comidas que tengan verduras, en especial maíz, sus colores favoritos son el morado, verde y negro.

-Extra:

Religión: Es creyente, pero no predica ninguna religión en especial.
Habilidades: En las manualidades.
Deportes: Corre frecuentemente en las mañanas.
Mascotas: Un perro llamado Blacki que lo dejo con su madre.
Idiomas: Alemán porque vivió allí y español porque lo tuvo que aprender.
Estudios: tercer año de enfermería en la universidad.




Kiss Me:





Lyam Ivashkov:







avatar
Leyna A. Babarovic
Moderador

Mensajes : 366
Bombillas : 206
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 31
Localización : Lago de las Luciérnagas...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyna Ania Barbarovic Andrich

Mensaje por Azul el Sáb Nov 19, 2011 6:29 pm


Ficha Aceptada
Bienvenido a La Villa del Roble Fantasma.
avatar
Azul

Mensajes : 555
Bombillas : 298
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.